Durante milenios los cristales han sido admirados  

por su belleza, siendo tambien utilizados como generadores de

armonía y bienestar.


El tratamiento con cristales es un antiguo método holístico de sanación en el que éstos son aplicados sobre el cuerpo del paciente  y colocados en su entorno, conformando un “todo" orientado tanto al  bienestar emocional  y espiritual, como al físico.



                              Los cristales tienen la habilidad de emitir vibraciones energéticas que afectan a nuestro campo electromagnético y penetran nuestro ser físico. Así pueden absorber y difuminar excesos o energetizar vacíos.


Las terapias con cristales se basan en la certeza de que éstos pueden, de alguna forma,  comunicarse con las energías que circulan dentro y fuera de nuestros cuerpos


                              Cada cristal posee una carga electromagnética que interactúa con nuestros centros energéticos, eliminando bloqueos para restablecer un flujo que equilibre  el ser completo.

                              .